Cartas a Alejandro ( I )


Ale, ya sabes que he empezado a leer – más bien a estudiar- el libro de Benjamin Graham titulado “ El inversor inteligente”.

Conforme vaya avanzando en su análisis te iré dejando en Mis Cartas las reflexiones que constituirán nuestra estrategia de inversión, para que al final consigamos una rentabilidad aceptable y a largo plazo.

Warren E.Buffet decía de este libro que, sin lugar a dudas, era el mejor libro sobre inversión jamás escrito. Esto es muy importante, ya que este señor es una de las personas más ricas del mundo.

B. Graham decía que no había que ser nada extraordinario para obtener el éxito en las inversiones, sólo que había que tener sentido común, ser muy crítico y controlar las emociones.

B. Graham enumeró sus 4 principios básicos:

  1. Una acción es una participación en la propiedad de un negocio real, con un valor subyacente que no depende de la cotización de la acción.
  2. El mercado es un péndulo que oscila constantemente entre un optimismo insostenible ( que hace que las acciones sean demasiado caras ) y un pesimismo injustificado ( que hace que sean baratas ). El inversor inteligente es un realista que vende a optimistas y compra a pesimistas.
  3. El valor futuro de tus inversiones, y por ende su rendimiento, está en función de su precio de adquisición. Cuanto mayor sea el precio que se paga, menor será la rentabilidad que se obtenga.
  4. El riesgo a equivocarse existe. Es necesario disponer de un “margen de seguridad”, no pagar nunca un precio excesivo para minimizar las probabilidades de cometer un error.
  5. El secreto del éxito financiero está dentro de cada persona. Si se llega a ser un pensador crítico que no acepta ningún “hecho” del mercado de valores como artículo de fe, y si se invierte con una confianza paciente, se podrá sacar partido de manera sostenida, incluso en los peores períodos bajistas del mercado…”

Hasta ahora, nuestra cartera de inversión se montó con una estrategia cortoplacista pero que con las pérdidas se convirtió en largoplacista. Este proceder, el del análisis técnico, el seguimiento diario que conlleva, el esfuerzo de seguimiento, el desgaste emocional, … me parece que  no compensa a largo plazo. Benjamin Graham llega a demostrar que para carteras de 10-20-30 años, la rentabilidad del análisis técnico es un auténtico desastre.

Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no tiene por qué perderse, está donde tiene que estar. Lo que tienes que hacer ahora es poner los cimientos debajo del castillo.

                                                                                            Henry David Thoreau, Walden

Nosotros, partiendo de las ideas de Graham, montaremos los modelos para la toma de decisiones, para la selección de nuestra cartera.

Ale, tú estás en la edad de poder montar tu cartera para ese plazo y yo la montaré para mis descendientes.

PD.- Para las personas que lean este post : Lo que se expresa aquí y lo que vendrá posteriormente no constituyen recomendaciones de inversión para nada, allá cada cual con sus inversiones.

Anuncios

Acerca de Francisco Fernández Reguero

Economista, analista independiente, consultor de negocio, especialista en distribución alimentaria.
Esta entrada fue publicada en Inversión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s